6 de septiembre de 2009

Origen

La aventura comenzó hace 10 meses en Newark, una pequeña ciudad universitaria en Delaware. Allí, en el segundo estado más pequeño del país del Norte tuve mis primeros acercacimientos a la cultura norteamericana. Primero, como estudiante del instituto de idiomas de la Universidad de Delaware, y ahora como primípara de Diseño Multimedia en una institución tecnológica.

Vivo en una población pequeña, que en temporada académica alcanza los 30 mil habitantes, y en época vacacional solo roza los 15 mil. Sin duda, los estudiantes son la vida de este 'pueblito de sueños' porque cuando ellos no están, la ciudad se llena de fantasmas. A los universitarios es común verlos merodeando durante el día y parte de la noche con sus computadores portátiles, imprimiéndole mundo académico a los cafés y restaurantes, cargando libros en sus bicicletas y haciendo ruido con sus estéreos cuando deciden tomarse la noche en una sola rumba.

Desde aquí los sueños parecen no tener límites. Desde aquí todo parece posible porque en medio de tanto ambiente académico y cultural es casi imposible no contagiarse, ilusionarse y seguir desplegando las alas cada vez más y más.

Sin embargo, dejadas atrás las emociones propias que produce un país completamente diferente al mío (soy colombiana y desde octubre de 2008 salí a perfeccionar mi inglés como segunda lengua), continúo intentando comprender el American lifestyle. Todavía trato de encontrarle sabor a los jugos embotellados, a la leche (a veces insípida) y a los huevos. Aún sigo en busca de una explicación al acelere colectivo que tanto caracteriza a quienes aquí viven: todos anda a mil, ensimismados en sus problemas y preocupaciones. Todavía no encuentro el abrigo necesario para cuando el frío de invierno, nuevamente, llege a calar hasta los huesos.

Comencemos entonces a revelar juntos cada fotograma de esta caja de pandora.






ShareThis

2 comentarios:

mpatto_68 dijo...

Definitivamente,alma de aventurera.
No es nada raro para los que conocemos a Tatiana, saber que ella se abre paso en lugares tan lejanos y diferentes al de su origen. Pero igual sabemos que ella hara lo necesario para alcanzar sus sueños.

Es interesante conocer a traves de sus ojos la vida en otras partes del mundo.
Taty felicidades y adelante.

Tatta Velásquez dijo...

Muchas gracias por ese comentario tan alentador en esta aventura en la que apenas me inicio...
Pendiente entonces con cada movida en Con Ojos Latinos...
Un abrazo